Mal de Altura: Qué es, Síntomas y Consejos

Mal de Altura: Qué es, Síntomas y Consejos

Mal de Altura: Qué es, Síntomas y Consejos

¿Qué es el mal de altura?

El mal de altura también conocido como Sorojchi (Bolivia) Soroche (Perú y Ecuador), Apunamiento (Argentina), Yeyo (Colombia), es el conjunto de síntomas ocasionados por la falta de adaptación a la altura. Hasta 2.000 metros pocos lo sienten, entre 2.500 y 4.000 metros una buena parte, y a partir de los 4.000 metros de altura, la inmensa mayoría nota los efectos.

El mal de altura es el nombre dado a las reacciones fisiológicas del cuerpo humano, que se producen como consecuencia de la baja presión de oxígeno que existe a gran altitud.

A medida que ascendemos, se produce una disminución progresiva de la presión atmosférica y también de la presión parcial de oxígeno en el aire que inspiramos. El oxígeno es esencial para la vida y su disminución brusca produce importantes alteraciones.

El porcentaje de oxígeno en el aire es constante a cualquier altura, en torno al 21% (se mantiene como a nivel del mar). Pero la disminución de presión atmosférica con la altura hace que la cantidad de oxígeno inspirado sea menor, produciendo hipoxia (falta de oxígeno en la sangre).

Aunque se sabe que la hipoxia es la causante del mal de altura, el mecanismo exacto por el que ésta lo provoca todavía es desconocido.

Al ascender a una montaña o viajar a una región de mayor altitud, muchos viajeros notan variaciones en su cuerpo. La fatiga es mayor de lo normal, se tiene necesidad de aire, en ocasiones una cierta somnolencia, mareos, dolor de cabeza; incluso una especie de borrachera. Son algunos de los síntomas del llamado “mal de altura”.

Otros problemas que se deben considerar en la alta montaña son las quemaduras solares, ceguera pasajera causada por la nieve (oftalmía) o el frío y la congelación.

¿Cuáles son los síntomas del mal de altura?

Los síntomas del mal de altura varían según las personas, pero suelen presentarse después de unas horas de la ascensión y pueden mantenerse de dos a tres días. Normalmente, suelen agudizarse durante la noche.

Así, los síntomas más frecuentes son los siguientes:

  • Intenso dolor de cabeza
  • Fatiga o agotamiento físico
  • Trastorno del sueño
  • Náusea y vómitos
  • Vértigo
  • Trastornos digestivos
  • Agitación
  • Falta de apetito
  • Agotamiento físico
  • Disnea súbita nocturna, es decir, despertar de forma brusca con sensación de ahogo

En tanto, los casos más graves pueden causar Edema Pulmonar de Altitud y Edema Cerebral de Altitud.

Consejos

Para evitar el mal de altura o al menos llevarlo un poco mejor será necesario aclimatarse, no agitarse ni realizar esfuerzos físicos al menos durante los primeros días. Además, el día anterior a la llegada al lugar se recomienda dormir bien, comer liviano y evitar las bebidas alcohólicas.

En tanto, una vez en la altura será necesario descansar durante el primer día, realizar amplias inspiraciones de aire, subir de forma paulatina, hidratarse permanentemente, evitar el alcohol y el tabaco, comer poco, pero, cuando se lo haga, elegir los carbohidratos y los alimentos ricos en azúcar, elegir comidas de fácil digestión como las frutas, abrigarse y evitar tomar tranquilizantes.

Quienes viven en sitios de gran altitud suelen repetir a los viajeros una regla que, de ser respetada, ayudará a soportar el mal de montaña: “beber antes de tener sed, comer antes de tener hambre, abrigarse antes de tener frío y descansar antes del agotamiento”.

Cómo combatir o prevenir el mal de altura

Al llegar a destino suele ofrecerse a los viajeros el mate o té de coca como el primer remedio para comenzar la aclimatación. Se trata de las hojas de coca colocadas en una taza de agua hirviendo que se bebe sin problemas, su gusto no es desagradable y, además, ayuda a la digestión. Otros prefieren llevarse, directamente, las hojas de coca a la boca. El método es sencillo: la hoja se deja a un costado y lo que se traga es el jugo amargo que ésta segrega. Claro que esto, para quienes no están acostumbrados, no es del todo agradable. También existen caramelos de coca para los que desean darle un toque dulce.

La mayoría de los hoteles en sitios de gran altitud cuentan con tubos de oxígeno para atender a los huéspedes que lo necesitan. Además, muchas de las excursiones llevan tubos para atender a los viajeros que, en medio de alguna travesía, comiencen a sentir los síntomas y no puedan seguir. Otra opción es que cada uno lleve su pequeño tubo de oxígeno que puede adquirirse en las tiendas.

De todos modos, existen unas píldoras que deben tomarse antes de llegar al destino y, luego, cada ocho horas. Las mismas hacen que los síntomas del mal de montaña desaparezcan y puede disfrutarse del viaje sin ningún tipo de problema. Estas ayudan a mejorar la irrigación sanguínea en el cerebro y a aumentar la capacidad respiratoria. Se venden de forma libre y sin necesidad de una receta. Así, al llegar a los sitios de gran altitud, sólo basta con pedir las píldoras para combatir el mal de altura y todos entenderán de qué se trata. Se venden en cajas o fraccionadas. Y sin dudas es la mejor manera de disfrutar de las vacaciones en destinos de gran altitud.

Tags:, , ,